El método científico (III). Ciencia y pseudociencia

El siguiente texto ha sido extraído de unicistas.com y comentado por El Pelopódromo. Entre paréntesis en rojo se señalan algunos rasgos propios que permiten diferenciar un texto pseudocientífico de uno que no lo es. Como opinión personal, simplemente el estilo narrativo (muy descuidado) es suficiente en muchos casos para darse cuenta del engaño. Hemos elegido un texto sobre homeopatía por ser una pseudociencia muy comentada en este blog. Por supuesto, la misma tecnología de detección se puede aplicar a cualquier otra: astrología, creacionismo, cienciología, móviles perpetuos, numerología, espiritismo y parapsicología, ufología, etc.

Disfruten.

LA HOMEOPATÍA ES UNA CIENCIA

La Medicina alopática (medicina convencional) es la ciencia y arte que busca prevenir ,tratar y curar las enfermedades mediante el uso de drogas “diferentes”. Si hay dolor, da un “anti” dolor, ataca solo las consecuencias, nunca las causas.
La HOMEOPATÍA es la ciencia y el arte que previene, trata y cura las enfermedades teniendo en cuenta el uso de sustancias o medicamentos “similares”. Trata a fondo los desequilibrios, no solamente a un nivel físico, sino también a un nivel emocional (anímico). Cubre las consecuencias (síntomas) y las causas entendiendo que la persona es única e indivisible. En tal sentido no existe subespecialidad alguna.
Considera que las defensas naturales del organismo son capaces de superar la mayoría de las enfermedades.
La Medicina Homeopática es una medicina de tipo energético (5), en la cual se toma al individuo como un ser único y particular, que es capaz de sentir y percibir por si mismo sus trastornos, ya sean de orden psíquico o físico en una forma particular, motivo por el cual considera a la enfermedad desde un enfoque distinto al de la medicina farmacológica oficial.
La medicina farmacológica o alopática no cumple con esta característica (1), puesto que fomenta la existencia de especialidades e incluso sub-especialidades de una especialidad (Ej.: Medicina Interna con Hepatología, cardiología, oftalmología con retinología, etc.).
Ello implica que la medicina convencional “disgrega” al hombre como un ser total e integral, sin tener en cuenta que se trata de una unidad bio-psico-espiritual (5) , quien puede sufrir tanto de uno como de otro plano. Por este motivo pierde una gigantesca fuente de información, ya que se distrae en “el árbol”, sin tener en cuenta “el bosque”.
En la Homeopatía, el objetivo es estimular o restablecer, con los medicamentos, este potencial excepcional de salud que existe en cada Ser Humano.
Dos elementos son fundamentales en su método:
1. La similitud entre una sustancia y el cuadro a tratar.
Determinadas sustancias, utilizadas en dosis ponderables, provocan síntomas en una persona sana mientras que utilizadas en dosis muy bajas o infinitesimales (4) pueden curar estos síntomas en una persona enferma.
2. La individualización del tratamiento. La homeopatía se caracteriza, también, por la individualización del tratamiento. Ello significa que para un clínico homeópata, no hay enfermedades sino enfermos (8 ). El método homeopático necesita conocer todos los síntomas del paciente tanto los relacionados directamente a su enfermedad como los que indican su reacción individual ante esa misma enfermedad.
Para tratar las enfermedades se utilizan los llamados medicamentos homeopáticos los que se fabrican a partir de sustancias de origen natural: vegetal, mineral, animal. Estas sustancias básicas están altamente diluidas, según el método homeopático, lo que explica el carácter menos tóxico de estos medicamentos, debido a la escasa cantidad de sustancia activa presente (2).
Se considera que un medicamento es homeopático, cuando es capaz de provocar sobre un individuo sano y sensible, un conjunto de síntomas, característicos y propios de dicho remedio, y de curar a un individuo enfermo quien tenga los mismos síntomas que las que provoca sobre el individuo sano.
Por lo tanto, en el primer caso se trata de inducir al organismo a una enfermedad de tipo artificial; por lo contrario, en el segundo se trata de curar una enfermedad natural del individuo.
Cuando se estudian los medicamentos a dar, se establece una experiencia científica (6), en tal sentido los efectos son capaces de ser repetidos una y otra vez, experimentando en voluntarios sanos (8 ).
La pregunta es: qué es más científico, experimentar con animales, dividiendo el estudio en órganos y sistemas, o tener en cuanta la TOTALIDAD de la persona, haciendo estudios exclusivamente en seres humanos (6).
El medicamento homeopático contiene la información necesaria y suficiente para que una persona retome el equilibrio perdido. Esa información coincide con la información desviada a ser tratada (enfermedad), por el principio de la similitud, y de dicha coincidencia surge el efecto: la curación.
Ninguna otra forma de tratamiento médico es tan específica y profunda como la Homeopatía.
Esta información biológica también la conocemos como “información celular” o “memorias virtuales celulares” (4) y que es el mecanismo que permite a toda célula del organismo, ejecutar su función según el Programa original que le dio la Naturaleza (5).
El mejor ejemplo de esta energía informada, es el material genético (4), es que no solamente es un elemento transportador de caracteres, sino que todo un complejo de información.
Otro ejemplo similar fácil de comprender porque puede verse físicamente son los llamados “chips de memoria” de los computadores. Ello explica que el tamaño físico no siempre guarda relación con la capacidad real operativa. (4)
La energía emitida por la partícula homeopática (5), ha demostrado gran potencia en las fotografías Kirlian. Su radio de acción es mayor que la emitida por una partícula farmacológica del mismo producto.

LAS PSEUDOCIENCIAS:
(1) Descalifican las críticas por parte de las ciencias, a menudo, utilizando falacias ad hominem, aduciendo conspiraciones o proclamándose objeto de persecución cuando sus planteamientos son rebatidos
(2) No aplican una metodología de carácter científico.
(3) Proclaman teorías para las que no aportan pruebas empíricas, que a menudo contradicen abiertamente resultados experimentales conocidos y aceptados por las ciencias bien establecidas.
(4) Utilizan lenguaje científico pero sólo en apariencia, desconociendo o malinterpretando su significado.
(5) Invocan entes inmateriales o sobrenaturales inaccesibles a la investigación empírica, tales como fuerza vital, creación divina, inconsciente metafísico, necesidad histórica, etc.
(6) Proclaman y exigen que se reconozca su carácter científico, pero sólo ante el público general, renunciando a poner a prueba sus explicaciones ante la comunidad científica establecida. El hecho de reclamar estatus científico las diferencia de otras actividades como las religiones
(7) Son inmutables. Al no tener bases experimentales, no cambian incluso ante nuevos descubrimientos.
(8 ) Proclaman teorías inconexas con los conocimientos y teorías de la ciencia.

Comments off