Archive for Educación

Discurso de Gervasio Sánchez

El 95% de los correos reenviados suelen ser una estupidez y, además, mentira. Hoy he recibido uno perteneciente al 5% y, además, interesante de leer. Es el discurso de Gervasio Sánchez, poco publicitado por la prensa, tras ganar el premio Ortega y Gasset de fotografía.

Señoras y señores, aunque sólo tengo un hijo natural, Diego Sánchez, puedo decir que como Martín Luther King, el gran soñador afroamericano asesinado hace 40 años, también tengo otros cuatro hijos víctimas de las minas antipersonas: la mozambiqueña Sofia Elface Fumo, a la que ustedes han conocido junto a su hija Alia en la imagen premiada, que concentra todo el dolor de las víctimas, pero también la belleza de la vida y, sobre todo, la incansable lucha por la supervivencia y la dignidad de las víctimas, el camboyano Sokheurm Man, el bosnio Adis Smajic y la pequeña colombiana Mónica Paola Ojeda, que se quedó ciega tras ser víctima de una explosión a los ocho años.

Sí, son mis cuatro hijos adoptivos a los que he visto al borde de la muerte, he visto llorar, gritar de dolor, crecer, enamorarse, tener hijos, llegar a la universidad. Les aseguro que no hay nada más bello en el mundo que ver a una víctima de la guerra perseguir la felicidad.

Es verdad que la guerra funde nuestras mentes y nos roba los sueños, como se dice en la película Cuentos de la luna pálida de Kenji Mizoguchi.

Es verdad que las armas que circulan por los campos de batalla suelen fabricarse en países desarrollados como el nuestro, que fue un gran exportador de minas en el pasado y que hoy dedica muy poco esfuerzo a la ayuda a las víctimas de la minas y al desminado.

Es verdad que todos los gobiernos españoles desde el inicio de la transición encabezados por los presidentes Adolfo Suarez, Leopoldo Calvo Sotelo, Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero permitieron y permiten las ventas de armas españolas a países con conflictos internos o guerras abiertas.

Es verdad que en la anterior legislatura se ha duplicado la venta de armas españolas al mismo tiempo que el presidente incidía en su mensaje contra la guerra y que hoy fabriquemos cuatro tipos distintos de bombas de racimo cuyo comportamiento en el terreno es similar al de las minas antipersonas.

Es verdad que me siento escandalizado cada vez que me topo con armas españolas en los olvidados campos de batalla del tercer mundo y que me avergüenzo de mis representantes políticos.

Pero como Martin Luther King me quiero negar a creer que el banco de la justicia está en quiebra, y como él, yo también tengo un sueño: que, por fin, un presidente de un gobierno español tenga las agallas suficientes para poner fin al silencioso mercadeo de armas que convierte a nuestro país, nos guste o no, en un exportador de la muerte.

Muchas gracias.

Comments off

Fusión fría y fisión

Existen dos formas de generar energía nuclear. La primera, la que se usa, es la fisión nuclear, que como su propio nombre indica consiste en escindir un átomo en dos con la consiguiente liberación de energía en el proceso. Se suele tomar un átomo que esté bien foca, por ejemplo el uranio que tiene una masa atómica de 238 gr./mol, o el plutonio, que la tiene de 244 gr./mol. Estos átomos se ametrallan con neutrones hasta que el átomo baja los brazos y se parte en dos. Aunque la energía nuclear producida por fisión es mucho más ecológica que la combustión de carbón (y sobre todo más segura para los mineros), tiene algunos inconvenientes: las balas que quedan por el suelo tras el fusilamiento son inestables y difíciles de manejar (y sobre todo, de decidir qué hacer con ellos).

Otra opción mucho mejor es la contraria, es decir, la fusión, que como es obvio consiste en fundir dos átomos pequeñitos para conseguir uno gordo. En la reacción, la masa atómica del átomo resultante es menor que la suma de los anteriores, con lo que se libera energía (en concreto, se libera esa diferencia de masa multiplicada por la velocidad de la luz al cuadrado). Como los átomos que se utilizan son más pequeños, la cantidad de neutrones residuales es mucho menor, y el hidrógeno (masa atómica 1) es mucho más abundante que los materiales utilizados en fisión. O sea: es mucho más limpia y barata que la fisión nuclear.

Ahora vienen las malas noticias: este tipo de reacción es sólo posible a temperaturas y presiones insultantemente altas, las que se dan en el centro de las estrellas. Como en los laboratorios de la Tierra no se tienen estrellas a mano para utilizar, el obtenimiento de energía por fusión nuclear no es posible todavía.

Aquí entra el concepto de fusión fría, de la que se está hablando mucho estos días. La fusión fría no es ni más ni menos que la consecución de energía por fusión nuclear a temperatura ambiente. Los intentos por conseguirlo ya se iniciaron hace 20 años, incluyen un escándalo en Nature, y va camino de convertirse en algo así como otra carrera por el móvil perpetuo visto la cantidad de intentos de fraude. Estos días el científico japonés Yoshiaki Arata ha anunciado que lo ha conseguido. Su experimento lo cuentan en Tamiz. Por fortuna, en ciencia no basta con ser Yoshiaki Arata (una eminencia en su país y fuera de él) para que la gente se crea lo que dice, así que el experimento se espera que será replicado por otros equipos en otros laboratorios. Además la comunidad parece ser escéptica con respecto a los resultados.

Actualizaremos este post cuando tengamos más datos.

Comments off

[Libro] Eduardo Galeano – Espejos

Este es uno de los libros más originales que han caído últimamente en mis manos. La idea, a decir verdad, no es absolutamente original, porque ya nos la encontramos en formato audio en los fantásticos pasajes de la Historia de J.A. Cebrián, que en paz descanse, y en formato escrito en otros libros de Historia subdivididos en capítulos cortos. Pero en este caso, Galeano aporta su magnífico estilo literario mezclando la Historia y la lírica en estos episodios universales que es Espejos.

La intención del libro es desempolvar la Historia oculta de los países y minorías menos poderosos, haciendo hincapié en la situación histórica de las mujeres y los hombres de raza no blanca.

El libro deja cierta sensación agridulce: el principio es apacible, lleno de mitos griegos y asiáticos, referencias a la Biblia y a la cultura egipcia. Pero, como se avisa en la portada, esta es “una historia casi universal”. Es decir: es una historia de las atrocidades de occidente (muchas ha habido) y las virtudes del resto. No es desde luego una historia de las atrocidades del resto (muchas hay) y las virtudes de occidente. Galeano nos recuerda al principio que la historia del mundo es la historia de occidente, de los poderosos, y desde luego que él lo cumple a rajatabla: Inglaterra, Francia, EE.UU., España, Alemania, Japón, China e India aparecen nombrados más de un centenar de veces en el libro, directamente o a través de personajes nativos; de Somalia, Mali, Indonesia, Chad, Malasia o Birmania, por ejemplo, nada se sabe. Oceanía es un punto negro en el mapa. Sin irse tan lejos, de Rumanía, Serbia o Lituania, por dar algunas al azar en Europa, no existen para el autor.

Eduardo Galeano se dedica a la venta profesional de libros y, ocasionalmente, al alquiler de opinión en formato audiovisual (no es, por cierto, historiador). No sabemos qué hardware o software utiliza para este cometido, pero en el libro no hay una sola referencia al inventor de la imprenta, de la máquina de escribir o pioneros del procesador de textos. No hay pasajes dedicados a matemáticos, científicos o inventores occidentales, salvo algunas excepciones que se ganaron el puesto yendo en contra de la Iglesia católica. (Honestamente, ha habido más mentes en Europa que Giordano Bruno y Galileo.) En las escasas ocasiones en que se habla de científicos occidentales, como con Edison, Tesla y Flemming, mete la pata. De otros como Aristóteles o Zola sólo nombra citas machistas y no, por ejemplo, la lucha contra el sistema judicial francés que libró este último. Eso sí, se declara íntegro el elenco de descubrimientos que los orientales o indígenas americanos conocían antes que los occidentales.

No hay referencias en el libro. Galeano se excusa diciendo que ocuparían demasiado espacio, lo cual es una excusa flojilla teniendo en cuenta otras obras mucho más extensas y debidamente documentadas. Así que en lugar de salvar las imprescindibles, es decir, las citas personales y las cifras (algunas cuesta mucho creerlas), las borra todas y se lava las manos. Por desgracia ya hemos comprobado en otras obras que la rigurosidad bibliográfica de Galeano lo pone a la misma altura de autores a los que él mismo seguro abominaría por esta misma razón.

En general, el libro está lleno de imprecisiones o de maquillajes, como contar el intento de suicidio del hijo Stalin en lugar del episodio realmente trágico entre ellos. Galeano reserva un pasaje a la información objetiva, lo cual, ya al final del libro y después de haber leído todo lo anterior, suena a broma pesada.

Pero hay que ser totalmente justo con el libro: de él se aprende, tanto de estilo literario como de Historia. Cita personajes dejados absolutamente por los libros escolar y episodios poco conocidos. Es un libro iconoclasta y nos sirve para aprender a abusar menos de las falacias ad verecundiam conociendo los defectos y algunas barbaridades que dijeron o hicieron personajes ilustres (e incluso de las inexactitudes del libro del que se supone un gran autor). Con sus defectos, el libro es magnífico y aprovechable. Acaso debiera llevar un disclaimer como las cajetillas de tabaco, advirtiendo que creeérselo todo puede perjudicar nuestro sentido crítico.

Por lo demás, absolutamente recomendable. He aprendido mucho.

Comments off

Fonética en 5 párrafos

Dentro de los idiomas indoeuropeos hay dos lenguas de estudio habitual cuyo sistema fonético es horripilante. (O más precisamente la transcripción escrita de los fonemas.) Uno es el francés y el otro, quizás por influencia de éste, el inglés. En el resto (no los conozco todos) se lee como se escribe (con sus excepciones) y no supone un problema para el aprendiz hispanohablante.

Así que los hispanohablantes que aprenden inglés o francés de libro o en el colegio se suelen topar de bruces con la amarga realidad cuando llega el momento de iniciar una conversación con un nativo: los 8 años de clases sirven de poco cuando la pronunciación y la comprensión oral es nula, pues otro problema que tenemos es la pronunciación a la española de muchas palabras inglesas o francesas de uso común, incomprensible para el nativo. Métodos para superar esto hay muchos, como potenciar las clases audiovisuales en los colegios o contratar más profesores nativos (yo nunca tuve uno). 

En el colegio y en la mayoría de manuales de idiomas que manejo, por alguna razón que desconozco, no se enseña la herramienta que con menor esfuerzo (entiendo que los profesores nativos son caros) se puede paliar en mayor medida este problema: enseñar la transcripción fonética, o más concretamente el alfabeto fonético internacional (AFI en español o IPA en inglés). Conociendo el IPA podemos consultar en un diccionario con transcripción fonética la pronunciación correcta de una palabra que, de otro modo, sólo podríamos adivinar. Los usuarios de Macintosh tienen a su disposición el diccionario americano de Oxford, para inglés, en la aplicación Dictionary. Los usuarios de Windows o Linux tienen otros diccionarios IPA on-line disponibles o en papel, como el de la imagen (el de Collins). También nos encontramos el IPA en muchas transcripciones de nombres en la Wikipedia, lo que nos ayuda a saber, por ejemplo, que Genghis Khan no se pronuncia “Jenjis Kan” sino “Chinguis Jan”.

Para aprender el IPA es poco recomendable empezar a memorizar la tabla de sonidos. Lo que interesa es ser capaz de leer la transcripción de una palabra y por lo general la transcripción fonética coincide con la letra que debemos pronunciar. Vamos a ver un ejemplo, en la palabra inglesa pronunciation tenemos:

|prənʌnsɪˌeɪʃ(ə)n|

Las dos barras nos marcan que estamos transcribiendo los fonemas en IPA; el apóstrofe en la base nos dice en qué sílaba estará el estrés acento de la palabra (sobre eɪ en este caso, o sea pronunciAtion); por su parte, los parentesis expresan que la pronunciación de un fonema es opcional o varía según el área. Del resto, sólo hay tres símbolos que no reconocemos de primeras: əʌʃ. Es ahora cuando debemos consultar un diccionario de audio (francés) para saber cómo se pronuncian, o bien podemos ver un ejemplo de palabra con ese fonema en una guía de referencia y utilizar una herramienta como Forvo para obtener una pronunciación nativa o usar un diccionario auditivo con todos los fonemas: ʌ es una a algo más cerrada que la española (en español cada vocal tiene una pronuciación posible, mientras que otras lenguas peninsulares, como el gallego y el catalán, tienen en algunos casos dos posibilidades de apertura para algunas vocales). ʃ es una ese como en “Schweppes” o en gallego “Muxía”. ə es una e neutra pronunciada en inglés en la combinación de cualquier vocal con la letra erre, también existe en francés y es una e española algo más cerrada. Tenemos así que la palabra inglesa pronunciation se pronuncia algo así como “prenansiEIshn”, con una e y una a algo más cerradas de lo habitual, y no “pronunsiashion” que es la pronunciación a la española habitual.

Comments off

[Hoax] free-news.org, información “independiente”

Tras el comentario del Profesor Christian Rodríguez estuve leyendo una fabulosa entrevista al “doctor” Stefan Lanka, defensor de la que podíamos bautizar como “teoría de la conspiración del SIDA”, esto es, que el SIDA es una invención de la medicina “oficial” para lucrarse gracias a los pobres diablos que se creen lo que les cuentan; los test no son fiables y la gente que se muere… bueno, de otra cosa se morirán.

Este “doctor” dice cosas tan buenas sobre el VIH como que “se trata de un proceso natural del organismo de cualquier especie viva”, “si una persona está estresada puede dar positivo”, “o hay duda de que los responsables sanitarios de los respectivos ministerios de Salud Pública no desconocen la verdad sobre el SIDA, como también sucede con muchos científicos. Pero existen demasiados intereses en juego” o que “diez mil científicos investigan hoy sobre un virus inexistente”. ¿Les va sonando?

Esta entrevista está alojada bajo un dominio llamado free-news.org, cuyo nombre ya huele sin más investigación. Pero echando un ojo nos encontramos con todo un portal de noticias tan independientes como la entrevista al señor Lanka: espiritualidad, nuevo orden mundial (¿recuerdan Zeitgeist, que comentamos en este blog? Lo mismito: Rockefeller, la Reserva Federal…), salud y terapias (alternativas, claro) y un largo etcétera del que no he tenido oportunidad ni tiempo de revisar (ni pienso).

Más de lo mismo, claro que ellos se anuncian muy bien, aunque no son nada originales si los comparamos con otros desveladores de la Verdad: “trabajamos para anular los efectos de la publicidad y la propaganda”, “proponemos una buena información y discernir individualmente”.

¿Les suena? Lo de siempre.

Unos sinvergüenzas.

Comments off

El método científico (III). Ciencia y pseudociencia

El siguiente texto ha sido extraído de unicistas.com y comentado por El Pelopódromo. Entre paréntesis en rojo se señalan algunos rasgos propios que permiten diferenciar un texto pseudocientífico de uno que no lo es. Como opinión personal, simplemente el estilo narrativo (muy descuidado) es suficiente en muchos casos para darse cuenta del engaño. Hemos elegido un texto sobre homeopatía por ser una pseudociencia muy comentada en este blog. Por supuesto, la misma tecnología de detección se puede aplicar a cualquier otra: astrología, creacionismo, cienciología, móviles perpetuos, numerología, espiritismo y parapsicología, ufología, etc.

Disfruten.

LA HOMEOPATÍA ES UNA CIENCIA

La Medicina alopática (medicina convencional) es la ciencia y arte que busca prevenir ,tratar y curar las enfermedades mediante el uso de drogas “diferentes”. Si hay dolor, da un “anti” dolor, ataca solo las consecuencias, nunca las causas.
La HOMEOPATÍA es la ciencia y el arte que previene, trata y cura las enfermedades teniendo en cuenta el uso de sustancias o medicamentos “similares”. Trata a fondo los desequilibrios, no solamente a un nivel físico, sino también a un nivel emocional (anímico). Cubre las consecuencias (síntomas) y las causas entendiendo que la persona es única e indivisible. En tal sentido no existe subespecialidad alguna.
Considera que las defensas naturales del organismo son capaces de superar la mayoría de las enfermedades.
La Medicina Homeopática es una medicina de tipo energético (5), en la cual se toma al individuo como un ser único y particular, que es capaz de sentir y percibir por si mismo sus trastornos, ya sean de orden psíquico o físico en una forma particular, motivo por el cual considera a la enfermedad desde un enfoque distinto al de la medicina farmacológica oficial.
La medicina farmacológica o alopática no cumple con esta característica (1), puesto que fomenta la existencia de especialidades e incluso sub-especialidades de una especialidad (Ej.: Medicina Interna con Hepatología, cardiología, oftalmología con retinología, etc.).
Ello implica que la medicina convencional “disgrega” al hombre como un ser total e integral, sin tener en cuenta que se trata de una unidad bio-psico-espiritual (5) , quien puede sufrir tanto de uno como de otro plano. Por este motivo pierde una gigantesca fuente de información, ya que se distrae en “el árbol”, sin tener en cuenta “el bosque”.
En la Homeopatía, el objetivo es estimular o restablecer, con los medicamentos, este potencial excepcional de salud que existe en cada Ser Humano.
Dos elementos son fundamentales en su método:
1. La similitud entre una sustancia y el cuadro a tratar.
Determinadas sustancias, utilizadas en dosis ponderables, provocan síntomas en una persona sana mientras que utilizadas en dosis muy bajas o infinitesimales (4) pueden curar estos síntomas en una persona enferma.
2. La individualización del tratamiento. La homeopatía se caracteriza, también, por la individualización del tratamiento. Ello significa que para un clínico homeópata, no hay enfermedades sino enfermos (8 ). El método homeopático necesita conocer todos los síntomas del paciente tanto los relacionados directamente a su enfermedad como los que indican su reacción individual ante esa misma enfermedad.
Para tratar las enfermedades se utilizan los llamados medicamentos homeopáticos los que se fabrican a partir de sustancias de origen natural: vegetal, mineral, animal. Estas sustancias básicas están altamente diluidas, según el método homeopático, lo que explica el carácter menos tóxico de estos medicamentos, debido a la escasa cantidad de sustancia activa presente (2).
Se considera que un medicamento es homeopático, cuando es capaz de provocar sobre un individuo sano y sensible, un conjunto de síntomas, característicos y propios de dicho remedio, y de curar a un individuo enfermo quien tenga los mismos síntomas que las que provoca sobre el individuo sano.
Por lo tanto, en el primer caso se trata de inducir al organismo a una enfermedad de tipo artificial; por lo contrario, en el segundo se trata de curar una enfermedad natural del individuo.
Cuando se estudian los medicamentos a dar, se establece una experiencia científica (6), en tal sentido los efectos son capaces de ser repetidos una y otra vez, experimentando en voluntarios sanos (8 ).
La pregunta es: qué es más científico, experimentar con animales, dividiendo el estudio en órganos y sistemas, o tener en cuanta la TOTALIDAD de la persona, haciendo estudios exclusivamente en seres humanos (6).
El medicamento homeopático contiene la información necesaria y suficiente para que una persona retome el equilibrio perdido. Esa información coincide con la información desviada a ser tratada (enfermedad), por el principio de la similitud, y de dicha coincidencia surge el efecto: la curación.
Ninguna otra forma de tratamiento médico es tan específica y profunda como la Homeopatía.
Esta información biológica también la conocemos como “información celular” o “memorias virtuales celulares” (4) y que es el mecanismo que permite a toda célula del organismo, ejecutar su función según el Programa original que le dio la Naturaleza (5).
El mejor ejemplo de esta energía informada, es el material genético (4), es que no solamente es un elemento transportador de caracteres, sino que todo un complejo de información.
Otro ejemplo similar fácil de comprender porque puede verse físicamente son los llamados “chips de memoria” de los computadores. Ello explica que el tamaño físico no siempre guarda relación con la capacidad real operativa. (4)
La energía emitida por la partícula homeopática (5), ha demostrado gran potencia en las fotografías Kirlian. Su radio de acción es mayor que la emitida por una partícula farmacológica del mismo producto.

LAS PSEUDOCIENCIAS:
(1) Descalifican las críticas por parte de las ciencias, a menudo, utilizando falacias ad hominem, aduciendo conspiraciones o proclamándose objeto de persecución cuando sus planteamientos son rebatidos
(2) No aplican una metodología de carácter científico.
(3) Proclaman teorías para las que no aportan pruebas empíricas, que a menudo contradicen abiertamente resultados experimentales conocidos y aceptados por las ciencias bien establecidas.
(4) Utilizan lenguaje científico pero sólo en apariencia, desconociendo o malinterpretando su significado.
(5) Invocan entes inmateriales o sobrenaturales inaccesibles a la investigación empírica, tales como fuerza vital, creación divina, inconsciente metafísico, necesidad histórica, etc.
(6) Proclaman y exigen que se reconozca su carácter científico, pero sólo ante el público general, renunciando a poner a prueba sus explicaciones ante la comunidad científica establecida. El hecho de reclamar estatus científico las diferencia de otras actividades como las religiones
(7) Son inmutables. Al no tener bases experimentales, no cambian incluso ante nuevos descubrimientos.
(8 ) Proclaman teorías inconexas con los conocimientos y teorías de la ciencia.

Comments off

[Cine] Zeitgeist. 2ª parte

El mito del 11-S según Zietgeist: un grupo de gente venida de las cavernas de Afganistán secuestra cuatro aviones, burla las medidas de seguridad del país más poderoso del mundo y comete el mayor atentado de su Historia.

La Verdad del 11-S según Zeitgeist: el Gobierno americano necesita una buena excusa para atacar los países productores de petróleo en Oriente Medio. Así que planea echar abajo las torres gemelas, contrata a un puñado de pilotos kamikazes en alguna web de empleo, por si acaso instala bombas por todo el edificio en ambas torres sin que ninguno de sus trabajadores se entere de lo que están haciendo, y las hace explotar unos minutos después del impacto de los aviones para asegurarse de que cae, además de cortar varias vigas para máxima seguridad. Para darle más realismo, hace caer un avión con varios pasajeros en mitad de la nada, y hace explotar una parte del Pentágono; como no les quedaban aviones disponibles simplemente la vuelan pero dicen de todos modos que fue un avión el que se estrelló, aunque no es cierto. Pierden millones y millones de dólares echando abajo el centro neurálgico de los negocios neoyorquinos, además de matar a 3.000 de sus ciudadanos y tener que costear seguros médicos para los heridos e indemnizaciones para los familiares de los muertos. Luego de todos modos se inventan una excusa distinta para invadir Iraq porque su prurito literario es infinito (esto no lo dicen en el vídeo). Ninguno de los ingenieros, administrativos y agentes de la CIA involucrados en la trama dice ni pío aunque sabe que muchos de sus amigos que trabajan en las torres morirán o, siendo macabros, que podrían sacarse un buen dinerito soplando esto a la prensa. Bueno, o quizás nadie murió y esos tres mil muertos son parte de la trama también. Los sistemas de seguridad fallaron estrepitosamente, a pesar de que 12 países según el largometraje habían avisado a los EE.UU. de un ataque inminente de Al-Qaeda. Estos avisos fueron ignorados porque quien iba a atacar no era Al-Qaeda claro, sino la CIA.

Por suerte toda esta gente americana es una incompetente y ha dejado pruebas del delito por todas partes, así que lo chicos de Zeitgeist, con un cursillo en ingeniería edil comprado por fascículos (como dice Noam Chomsky) y un puñado de fotos y testimonios reconstruye la verdad ofreciéndosela a un precio muy reducido, casi un regalo, al pueblo americano sobre lo que realmente pasó aquel fatídico día. Nos muestran una viga cortada, las explosiones en pisos intermedios, los testimonios de periodistas que pasaron por el Pentágono y no vieron ningún avión, un químico hablando al que no queda más remedio que creer y unos diseños gráficos estupendos sobre la inviabilidad de tirar abajo la estructura de las torres sin una ayudita de TNT y concluyen que aquí se ha producido la mayor conspiración de la Historia de los EE.UU. y aquí nadie se ha enterado salvo ellos y cuatro más.

Sin comentarios.

Otras páginas web se han tomado la molestia de comentar alguna de estas teorías.

(Pequeña anotación sobre el líder de los cavernícolas: es licenciado en Economía; algunas fuentes apuntan a que tiene más de un título universitario; vivió una temporada en Londres, alejado de las cavernas; es miembro de una de las familias más ricas de Arabia Saudí.)

Noam Chomsky acaba de publicar un libro muy interesante que intentaremos comentar en el futuro próximo en el que habla de todas estas teorías de la conspiración. Mientras tanto, en YouTube está disponible una charla en el que Chomsky da su opinión sobre este tema, opinión que compartimos totalmente. Desgraciadamente está disponible sólo en inglés.

Comments off

Zeitgeist. Primera parte

“Os voy a contar la verdad, amigos, os contaré la verdad”. Así comienza la primera parte de Zeitgeist: “la historia más grande jamás contada” , en la que a continuación se ríe (literalmente) de quien cree que hay “un hombre invisible, viviendo en el cielo que ve todo lo que haces, con una lista especial de 10 cosas. Tiene también un lugar al que te enviará si no las cumples para quemarte y llorar y gritar y sufrir para siempre. Pero te ama”.

La primera parte del documental es prometedora y, de las tres, la más creíble. Nos explica la invención del Cristianismo desde un punto de vista astrológico y como evolución desde tradiciones anteriores, en lugar de una filosofía totalmente nueva. Niega la existencia histórica de Jesús y de la ciudad de Belén y afirma que la religión ha sido utilizada desde su creación por un grupo de gente detrás de la cortina para el control social, conclusión a la que ningún filósofo había llegado nunca antes pero que no parece descabellada, excepto si pensamos en el tamaño del mando a distancia necesario para controlar ya sólo las distintas variantes del cristianismo, dejemos aparte el resto de religiones mundiales.

Por desgracia la información que se nos ofrece es, siendo generosos, imprecisa. Varias de las afirmaciones sobre dioses egipcios o hindúes son inciertas, otras afirmaciones difícilmente demostrables y otras simplemente se escapan a mi compresión, como explicar astrológicamente el fenómeno de la resurrección de Cristo en el mes de diciembre.Como dejé entrever al principio, esta parte es la única comestible del documental. Puede verse sin problemas manteniendo siempre un nivel de escepticismo sobre los datos que nos imponen en la pantalla y que no están soportados por ninguna referencia.

Comments off

Audiolibros gratis

Librivox es un recurso estupendo para quien, teniéndole alergia a cierto cuadrúpedo debido a las malas influencias, quieran descargarse audiolibros de forma gratuita y legal tan legalmente como al usar cualquier cliente P2P.

Los audiolibros, libros leídos y grabados por un voluntario y descargados en formato de audio, son útiles para acercar la literatura a personas invidentes sin necesidad de leer Braille, para aquellos que quieran ir escuchando un libro en el metro sin marearse por la lectura o, en el caso de libros extranjeros, para entrenar el oído y la pronunciación cuando estamos aprendiendo un idioma nuevo.

El catálogo enlazado es el español, pero la comunidad Librivox cuenta con lectores voluntarios en inglés, alemán, francés, flamenco, italiano, finlandés, portugués y checo.

Comments off