Archive for Cine

Batman, el Joker y la teoría de juegos

Aquí no solemos hablar de películas a no ser que haya algo más allá de la parte puramente cinematográfica, como en el caso de Elizabeth. Hace unas semanas fui a ver El caballero oscuro, película que personalmente me pareció excesiva en muchos aspectos y hasta se me hizo larga, pero dejó un par de detalles curiosos que podemos comentar.

De John Nash ya hablamos en este blog. Recibió el premio Nobel por sus aportaciones matemáticas a la economía y fue retratado en el cine en la película Una mente maravillosa. Fue también uno de los más importantes autores, con von Neumann, sobre teoría de juegos durante allá en el siglo XX.

¡Atención! Vamos a desvelar escenas de la película.

En cierto momento se plantea el siguiente dilema: el Joker (el malo de la peli) ha puesto bombas en dos barcos llenos de gente y dado a cada barco el detonador del barco opuesto. Si alguien en el barco hace explotar las bombas del otro, se salvarán; si no, en cualquier caso el mismo Joker hará explotar ambos barcos a los 30 minutos.

Se nos plantea un variación del famoso dilema del prisionero en el que Nash trabajó durante años. Tenemos cuatro finales distintos para el dilema, en los cuales la ganancia para cada barco se produce exclusivamente haciendo explotar el barco contrario. En el dilema del prisionero original, el beneficio en el caso de cooperación de ambos sería mayor, pero en este caso es igual, ya que el Joker hará explotar ambos barcos en cualquier caso. Así que llegamos a la siguiente tabla:

Los números a la izquierda de cada par representan el beneficio para el barco A, mientras que los números a la derecha en cada par representan el beneficio del barco B (por ejemplo, la combinación A detona, B coopera reporta beneficio a A sólamente). Mientras en el esquema clásico del dilema tenemos un equilibrio de Nash (la posición en la que el otro participante no puede mejorar si cambia de idea), aquí tenemos dos, que son las dos combinaciones en las que un barco hace explotar al otro. Si la combinación es CD (cooperar-detonar), la situación de A no cambiaría aunque decidiese detonar (van a morir de todas formas). Nótese que los equilibrios coinciden con el óptimo (los puntos de mayor beneficio).

Lo interesante viene al notar que, según este escenario, la combinación CC no es ni de equilibrio de Nash ni un óptimo (mueren en cualquier caso). La situación cambia cuando se introduce la variable moral en el problema, además de la variable supervivencia, y se hace especialmente palmario cuando otorgamos un beneficio mayor a la variable moral que a la supervivencia. Considerando el “actuar bien” (o sea, no matar al otro) con un valor de dos puntos y sobrevivir como un punto, llegamos a la siguiente tabla:

Es fácil ver que la posición de equilibro (aquella en la que el adversario no obtiene un beneficio mayor cambiando de idea) y el óptimo es la misma: ambos cooperan. Recordemos que la posición de equilibrio de Nash en la formulación clásica es que ambos detonen, pero si introducimos el concepto de honor en el problema, la situación cambia.

Algunas referencias interesantes sobre este problema:

Comments off

[Cine] Zeitgeist. Tercera parte

Hace un par de meses comentábamos las dos primeras partes del documental Zeitgeist.

Al igual que pasa en las dos primeras partes del documental, la tercera tiene mentiras reconocibles para cualquier que no tenga un conocimiento profundo en Economía. Cualquiera que haya leído alguno de los libro de divulgación amena sobre economía comentados en El Pelopódromo (Freakonomics, Naked Economics, El economista camuflado) conoce el funcionamiento básico de la Reserva Federal americana. La Fed no es un banco privado, como nos cuentan en Zeitgeist: no tiene ni propietarios ni accionistas, aunque no es enteramente público. A la Fed tampoco le interesa arruinar al país, que es la frase de salida de la tercera parte. (En realidad a ningún banco le interesa que la economía caiga pues es de ella que consigue sus beneficios.) La Fed es el equivalente norteamericano al Banco Central Europeo, y de hecho éste es un banco mucho más propicio para montarnos una teoría de la conspiración, y mucho más interesante desde el punto de vista económico, ya que fija tipos de interés y maneja el valor de una moneda, el Euro, utilizada en muchos países con economías independientes. Pero como todo el mundo sabe, criticar a los americanos vende mucho más que criticar a los europeos, así que en Zeitgeist no hablan mucho del BCE.

Aunque tenemos varios artículos y noticias, la economía no es el fuerte de este blog y no nos atrevimos a escribir un artículo largo analizando punto por punto la teoría de Zeitgeist. Pero hemos encontrado un blog muy interesante llamado el diario de Natsu, en el que se han puesto manos a la obra a refutar punto por punto la tercera parte y en español. La lectura es muy interesante no sólo por la explicación desde el punto de vista económico, sino sobre todo por las toneladas de refencias que aportan para demostrar cómo la mayoría de las citas puestas en boca de banqueros y políticos por los autores de Zeitgeist son apócrifas o tergiversadas.

Son muchos artículos (ocho hasta la fecha y subiendo) sólamente para explicar la tercera parte. Empieza aquí.

Comments off

[Cine] Zeitgeist. 2ª parte

El mito del 11-S según Zietgeist: un grupo de gente venida de las cavernas de Afganistán secuestra cuatro aviones, burla las medidas de seguridad del país más poderoso del mundo y comete el mayor atentado de su Historia.

La Verdad del 11-S según Zeitgeist: el Gobierno americano necesita una buena excusa para atacar los países productores de petróleo en Oriente Medio. Así que planea echar abajo las torres gemelas, contrata a un puñado de pilotos kamikazes en alguna web de empleo, por si acaso instala bombas por todo el edificio en ambas torres sin que ninguno de sus trabajadores se entere de lo que están haciendo, y las hace explotar unos minutos después del impacto de los aviones para asegurarse de que cae, además de cortar varias vigas para máxima seguridad. Para darle más realismo, hace caer un avión con varios pasajeros en mitad de la nada, y hace explotar una parte del Pentágono; como no les quedaban aviones disponibles simplemente la vuelan pero dicen de todos modos que fue un avión el que se estrelló, aunque no es cierto. Pierden millones y millones de dólares echando abajo el centro neurálgico de los negocios neoyorquinos, además de matar a 3.000 de sus ciudadanos y tener que costear seguros médicos para los heridos e indemnizaciones para los familiares de los muertos. Luego de todos modos se inventan una excusa distinta para invadir Iraq porque su prurito literario es infinito (esto no lo dicen en el vídeo). Ninguno de los ingenieros, administrativos y agentes de la CIA involucrados en la trama dice ni pío aunque sabe que muchos de sus amigos que trabajan en las torres morirán o, siendo macabros, que podrían sacarse un buen dinerito soplando esto a la prensa. Bueno, o quizás nadie murió y esos tres mil muertos son parte de la trama también. Los sistemas de seguridad fallaron estrepitosamente, a pesar de que 12 países según el largometraje habían avisado a los EE.UU. de un ataque inminente de Al-Qaeda. Estos avisos fueron ignorados porque quien iba a atacar no era Al-Qaeda claro, sino la CIA.

Por suerte toda esta gente americana es una incompetente y ha dejado pruebas del delito por todas partes, así que lo chicos de Zeitgeist, con un cursillo en ingeniería edil comprado por fascículos (como dice Noam Chomsky) y un puñado de fotos y testimonios reconstruye la verdad ofreciéndosela a un precio muy reducido, casi un regalo, al pueblo americano sobre lo que realmente pasó aquel fatídico día. Nos muestran una viga cortada, las explosiones en pisos intermedios, los testimonios de periodistas que pasaron por el Pentágono y no vieron ningún avión, un químico hablando al que no queda más remedio que creer y unos diseños gráficos estupendos sobre la inviabilidad de tirar abajo la estructura de las torres sin una ayudita de TNT y concluyen que aquí se ha producido la mayor conspiración de la Historia de los EE.UU. y aquí nadie se ha enterado salvo ellos y cuatro más.

Sin comentarios.

Otras páginas web se han tomado la molestia de comentar alguna de estas teorías.

(Pequeña anotación sobre el líder de los cavernícolas: es licenciado en Economía; algunas fuentes apuntan a que tiene más de un título universitario; vivió una temporada en Londres, alejado de las cavernas; es miembro de una de las familias más ricas de Arabia Saudí.)

Noam Chomsky acaba de publicar un libro muy interesante que intentaremos comentar en el futuro próximo en el que habla de todas estas teorías de la conspiración. Mientras tanto, en YouTube está disponible una charla en el que Chomsky da su opinión sobre este tema, opinión que compartimos totalmente. Desgraciadamente está disponible sólo en inglés.

Comments off

Zeitgeist. Primera parte

“Os voy a contar la verdad, amigos, os contaré la verdad”. Así comienza la primera parte de Zeitgeist: “la historia más grande jamás contada” , en la que a continuación se ríe (literalmente) de quien cree que hay “un hombre invisible, viviendo en el cielo que ve todo lo que haces, con una lista especial de 10 cosas. Tiene también un lugar al que te enviará si no las cumples para quemarte y llorar y gritar y sufrir para siempre. Pero te ama”.

La primera parte del documental es prometedora y, de las tres, la más creíble. Nos explica la invención del Cristianismo desde un punto de vista astrológico y como evolución desde tradiciones anteriores, en lugar de una filosofía totalmente nueva. Niega la existencia histórica de Jesús y de la ciudad de Belén y afirma que la religión ha sido utilizada desde su creación por un grupo de gente detrás de la cortina para el control social, conclusión a la que ningún filósofo había llegado nunca antes pero que no parece descabellada, excepto si pensamos en el tamaño del mando a distancia necesario para controlar ya sólo las distintas variantes del cristianismo, dejemos aparte el resto de religiones mundiales.

Por desgracia la información que se nos ofrece es, siendo generosos, imprecisa. Varias de las afirmaciones sobre dioses egipcios o hindúes son inciertas, otras afirmaciones difícilmente demostrables y otras simplemente se escapan a mi compresión, como explicar astrológicamente el fenómeno de la resurrección de Cristo en el mes de diciembre.Como dejé entrever al principio, esta parte es la única comestible del documental. Puede verse sin problemas manteniendo siempre un nivel de escepticismo sobre los datos que nos imponen en la pantalla y que no están soportados por ninguna referencia.

Comments off